¿Cada cuánto hay que revisar las tuberías?

Las tuberías y los desagües son elementos de gran importancia en los hogares. Su correcto funcionamiento depende del buen uso que se les dé y del mantenimiento que puede ser llevado a cabo por una empresa especializada en servicios de inspección de tuberías.

El hecho de tirar alimentos, aceite y grasas y cualquier otra clase de residuo no recomendado, como toallitas húmedas por el inodoro (aunque la marca asegure que son biodegradables), no hace más que ir atascando poco a poco las tuberías, lo que hace que tenga una importante consecuencia dentro del sistema de drenaje de la vivienda.

Revisión de las tuberías, ¿cada cuánto debo hacerla?

Lo más recomendable es hacer una revisión de forma anual, aunque si la instalación tiene más de 25 años, esa revisión debe reducirse a los seis meses. De esta forma se tendrá la seguridad de que toda la instalación funciona de manera correcta, sobre todo si está supervisada por expertos.

Hay algunas señales que revelan que puede haber problemas en este caso, como por ejemplo sonidos de gotas cayendo en todo momento, fugas de agua en los grifos, escape visible en el sistema de drenaje, problemas en el contador de agua que revelan la existencia de una fuga interna o presencia de óxido en las tuberías entre otros.

Esta clase de problemas deben tratarse cuanto antes para que el problema no vaya a peor, porque puede acabar produciendo fugas, atascos, rompimientos y una serie de problemas que a la larga aumentará el precio para poder solucionarlo.