El peligro de las toallitas húmedas

Una empresa de desatascos Alicante conoce bien a uno de los peores enemigos que puede tener la instalación de saneamiento de una vivienda, las toallitas húmedas. Son muy utilizadas, sobre todo con los niños más pequeños de la casa, aunque tienen mucho uso.

¿Por qué no hay que tirarlas al inodoro?

Las toallitas pueden llegar a provocar atascos en el inodoro, algunos de ellos bastante importantes, lo que requeriría de un tratamiento específico, el uso de dispositivos para solucionar el problema y el movimiento de uno o dos profesionales, lo que encarece el coste de la operación.

Pero esto no sucede solo con las toallitas húmedas, en el mercado podemos encontrar muchas variedades. Para limpiar las partes metálicas de la cocina, la vitrocerámica o incluso la madera. Son muchas las propuestas que hay en el mercado y que muchas personas lanzan al inodoro después de haber sido usadas como si se tratase de papel higiénico.

De hecho, muchos fabricantes advierten en sus etiquetas que se trata de productos biodegradables. En parte es cierto, pero lleva mucho menos tiempo su biodegradación que otras toallitas. No quiere decir que sea lanzarlas al inodoro y se descompongan y no pase nada. Lo que puede suceder es que poco a poco se vayan acumulando las toallitas y obstruyendo la tubería del inodoro, produciendo un atasco o una baja efectividad a la hora de tragar lo que debería hacerse por norma general.

Las toallitas siempre deben ir a la bolsa de basura o a la de reciclaje de papel, nunca por el inodoro, porque tarde o temprano, habrá que desatascar.