¿Qué es y para qué vale una fosa séptica?

Cuando se necesita instalar una fosa séptica, siempre hay que llamar a los profesionales en desatascos tuberías Alicante, quienes mejor conocen todas las características de su trabajo. Una fosa séptica es un dispositivo que sirve para el tratamiento primario de las aguas residuales domésticas donde se separa y transforma de forma físico-química la materia orgánica contenida en este agua.

Características de la fosa séptica

El uso de estas fosas está diseñado específicamente para poder contener los desechos de una vivienda antes de que vaya al drenaje. En este caso, únicamente se permite su uso en zonas rurales o urbano marginales a las que no llegue la red de alcantarillado o que se encuentren lejos de la localidad.

Las aguas residuales que no vayan a un sistema de cloacas con alcantarillado y sean tratadas por la municipalidad, tienen que ser tratadas en una fosa, para que la parte sólida pueda depositarse liberando la parte líquida. Tras ello, las bacterias anaerobias actúan sobre la materia orgánica, descomponiéndose en sus componentes inorgánicos, haciendo que parte de los sólidos se convierta en materia soluble al agua.

Todo este proceso reduce la materia orgánica, haciendo que el agua se pueda devolver a la naturaleza con un menor perjuicio para ella. En este caso, el diseño de una fosa séptica depende de la cantidad de usuarios, de la cantidad de agua que utilice cada persona, de la frecuencia de bombeo, temperatura promedio anual y de las principales características de las aguas residuales que genere la vivienda.